Soluciones a los problemas de lactancia materna más comunes

¿Acabas de sacar a un humano del tamaño de un melón de tu cuerpo y ahora tienes que prepararte para las luchas de la lactancia materna del bebé? ¿No es injusto? Debes estar pensando.

Si bien la maternidad se considera un viaje excepcionalmente hermoso, también es desordenada y desafiante, y los primeros problemas de la lactancia materna del bebé, como el dolor de cierre y los pezones agrietados, sin duda, están encabezando la lista.

Si bien no puedes saltar a la parte buena, puedes descubrir soluciones útiles de lactancia materna que te facilitarán la vida a ti y al bebé.

Estos son los 7 principales problemas de lactancia materna que podrían hacerte una mueca de dolor al principio:

Problema #1: Dolor de pezón

Un problema con el pestillo del bebé puede provocar semanas de dolor y moretones en los pezones. Pero recuerda que es una curva de aprendizaje tanto para ti, como para tu bebé, así que agárrate mientras pruebas la siguiente solución.

Solución: La técnica simple es que la boca de tu bebé cubra más de su areola debajo del pezón que arriba. Para ello, primero, frota su pezón debajo de la nariz de su bebé para animarlo a abrir una boca ancha. A continuación, coloca a tu bebé de tal manera que su labio inferior esté muy por debajo del pezón. Esto hará que su barbilla toque tu pecho y los labios extendidos mientras se alimentan.

Problema #2: Pezones agrietados

Los pezones agrietados pueden dar un poco de miedo, pero debes saber que no es exclusivo de esta experiencia. Es un problema común de lactancia materna que puede ser causado por un pestillo inadecuado, un bombeo inadecuado, candidiasis bucal o piel seca.

Solución: Asegúrate de que su bebé tenga un pestillo profundo para evitar frotar el pezón a lo largo de su paladar duro. Es mejor preguntarle a tu médico sobre la causa de sus pezones agrietados, pero la mayoría de las madres encuentran alivio en ungüentos para amamantar, almohadillas de gel calmantes o un analgésico leve (antes de amamantar).

Problema #3: Conductos congestionados

A veces, cuando tus senos están demasiado llenos o ha tomado intervalos más largos entre las tomas, los conductos lácteos pueden obstruirse, lo que resulta en bultos pequeños y duros con el área circundante enrojecida, sensible e hinchada. Si se ignora, puede conducir a una infección mamaria.

Solución: Haz que tu bebé se alimente primero del lado afectado hasta que se retire la leche. Aplica una compresa tibia en tu pecho y masajea. 

Problema #4: Bajo suministro de leche

Idealmente, cuanto más amamantes, más leche producirá tu cuerpo. Pero a veces no hay suficiente suministro de leche para alimentar al bebé. Una de las razones podría ser que estás estirando el tiempo entre alimentos, por lo que tus senos no se estimularían lo suficiente como para producir más leche.

Solución: No te preocupes pensando que tu bebé no está recibiendo suficiente comida y no le brinde fórmula, suplementos y alimentos sólidos desde el principio. En su lugar, intenta amamantar con frecuencia y extraer entre tomas para ayudar a estimular una mayor producción de leche.

Problema #5: Congestión

La congestión es la formación de senos tensos y de aspecto más lleno como resultado de la leche sobrecargada causada por su eliminación inadecuada. Esto puede ser incómodo, ya que incluso ponerse un sostén a veces duele.

Solución: Intenta expresarte un poco antes de alimentar a tu bebé para iniciar el flujo y usa una compresa tibia para desinflamar los senos. Esto facilitará que tu hijo se enganche y acceda a la leche de manera eficiente. Y, obviamente, cuanto más amamante, menos probable es que tus senos experimenten congestión.

Problema #6: Pezones invertidos

Si tus pezones se retraen en lugar de sobresalir cuando pellizcas suavemente la areola, entonces podrías estar sufriendo de pezones invertidos.

Solución: Obtén asistencia de un consultor de lactancia. Lo que también puedes hacer es sacar tus pezones tanto como sea posible antes de amamantar a tu bebé. Si eso se siente difícil, usa protectores para los pezones para ayudar a que los pezones sobresalgan más. Además, usa un extractor de leche para que tu leche fluya.

Problema #7: Leche materna excesiva

Un suministro excesivo de leche materna puede causar molestias debido a la obstrucción de los conductos, la congestión, la mastitis (inflamación de los senos) y el reflejo hiperactivo de bajada (salida rápida de la leche materna) que hace que tu bebé se entusiasme y se ahogue.

Solución: Intenta amamantar en una posición reclinada y deja que la gravedad haga el trabajo de ralentizar el flujo de leche. Puedes usar almohadillas de lactancia para mantenerlo seco. Haz eructar a su bebé con frecuencia para que se sienta menos gaseoso.

Durante la fase de lactancia materna, algunas madres pueden desarrollar una relación amor-odio con sus senos. Pero espero que ahora estén resueltos los problemas y soluciones de lactancia materna más comunes y puedas abordar mejor cualquier desafío de maternidad.