Qué evitar durante el embarazo

La mayoría de las mujeres embarazadas están comprensiblemente ansiosas por evitar cualquier cosa que pueda dañarlas a ellas o a su bebé. Minimizar los factores de riesgo y saber qué evitar durante el embarazo son algunas de las formas de reducir la probabilidad de problemas, pero hay un límite de cuánto puedes controlar.

En todas las mujeres, la incidencia de tener un bebé con algún tipo de defecto congénito es del 3 al 5%. Pero esto aumenta cuando las madres están expuestas a factores teratogénicos (causantes de defectos de nacimiento) para un bebé en desarrollo.

Mantenerte bien informada sobre lo que puedes hacer es importante. Mientras estás embarazada, puede parecer que todas las historias de terror pronto llegan a tus oídos. Filtrar lo que quiere escuchar y lo que no, requiere algo de energía y descubrirás que no siempre es posible bloquear lo que te gustaría. 

Es común durante el embarazo que las madres se preocupen por todo lo que pueda pasar y cómo lo manejarían si ocurriera. Tiene sentido común eliminar o al menos reducir las influencias potencialmente peligrosas en la vida en general, pero especialmente durante el embarazo.

Dieta

Una dieta rica en ácido fólico es importante, especialmente en el primer trimestre. El ácido fólico bajo se ha relacionado con bebés que tienen una mayor incidencia de defectos del tubo neural, por ejemplo, espina bífida. La recomendación diaria es un suplemento vitamínico prenatal de buena calidad que contenga 0,5 mg o 500 microgramos de ácido fólico. Los alimentos ricos en ácido fólico son las verduras de hoja verde, los cereales de buena calidad, los cereales fortificados, el hígado y la toronja.

Listeria

Algunos alimentos se consideran demasiado riesgosos para que los coman las mujeres embarazadas y se les recomienda evitarlos. Esto se debe a las posibilidades de contraer una infección con Listeria, que puede provocar muerte fetal y otras complicaciones. La listeria es una enfermedad transmitida por los alimentos que se puede transferir a los quesos blandos, patés, carnes frías estilo deli, ensalada de col y sushi.

Los alimentos refrigerados que no han sido almacenados correctamente o lo suficientemente fríos, los helados suaves, la leche sin pasteurizar y los productos elaborados con leche sin pasteurizar y los mariscos listos para comer también son riesgosos. 

Pescado

Algunos pescados son potencialmente peligrosos para comer durante el embarazo. Se encuentran altos niveles de mercurio en algunas especies de peces y cuando un bebé en desarrollo está expuesto a altos niveles de mercurio, puede tener problemas con su sistema nervioso. Es mejor evitar aquellos que están más arriba en la cadena alimentaria y son depredadores, como el tiburón, el marlín, el atún de aleta azul del sur, el reloj anaranjado y el pez espada.

Alcohol

La recomendación actual con respecto al consumo seguro de alcohol durante el embarazo es que no existe una cantidad segura comprobada. La placenta no filtra completamente el alcohol y un porcentaje todavía llega al bebé. Si habías estado bebiendo alcohol cuando concebiste trata de no preocuparte. Lo importante es que te abstengas por el resto de tu embarazo. 

Medicamentos

Si tu médico te ha recetado medicamentos y sabe que estás embarazada, no dejes de tomarlos. Existe un riesgo para tu propia salud si te detienes repentinamente. Si tienes alguna duda, consulta con tu médico y un farmacéutico. La mayoría de los hospitales públicos grandes tienen líneas directas de drogas y medicamentos a las que puedes llamar para hablar con un farmacéutico.

Las pautas generales sobre el uso de medicamentos durante el embarazo son:

  • Evita tomar cualquier cosa a menos que tengas que hacerlo. No te auto recetes, ni asumas que algo es seguro solo porque está etiquetado como natural.
  • Si bien un medicamento puede considerarse seguro para que lo tome un adulto, para un bebé en formación, con solo unos pocos cientos de células puede ser muy peligroso.
  • Consulta a tu médico o farmacéutico si no estás segura.
  • Si tomas un medicamento, asegúrate de tomar la dosis correcta, en el momento adecuado y de la manera recomendada, es decir, con el estómago vacío o de otra manera.

Medicamentos complementarios

Hay riesgos asociados con tomar algunas terapias herbales o naturales durante el embarazo, particularmente en el primer trimestre cuando el bebé se está formando. Una vez más, consulta con tu médico o farmacéutico acerca de lo que se ha demostrado que es seguro y lo que es potencialmente tóxico. El hecho de que algo esté etiquetado como natural no es una señal de control de calidad o seguridad. Muchos medicamentos complementarios no han sido probados rigurosamente y no cuentan con la evidencia científica para respaldar sus afirmaciones. Por lo tanto, es importante ser cautelosa y siempre buscar una lista completa de contenidos y dosis en lo que está considerando tomar.

Cafeína

La recomendación actual es que las madres embarazadas limiten su consumo de cafeína. Se considera que el límite seguro para la cafeína es de 200 mg/día. Una taza promedio de café filtrado contiene alrededor de 130 mg, por lo que incluso un par de flat whites o capuchinos al día sería demasiado. Dos tazas de café por día o 4 tazas de té se considera seguro. Las bebidas de cola deben limitarse a menos de 1 litro al día, preferiblemente sin azúcar, y las bebidas energéticas a menos de 1 lata al día.

Toxinas ambientales

El plomo, los productos químicos, los rayos X y la radiación ionizante, los vapores de pintura, los pesticidas y los agentes de limpieza pueden representar un riesgo para las mujeres embarazadas y sus bebés por nacer. Acostúmbrate a leer las etiquetas de todos los productos y sus advertencias de precaución. Si existe la posibilidad de que puedas estar expuesto a un peligro potencial, asegúrate de estar en una habitación bien ventilada y de usar una máscara y ropa protectoras. Si tu entorno de trabajo es peligroso, infórmale a tu empleador que estás embarazada y vea si puede organizar un nuevo lugar de trabajo alternativo.

Cigarrillos

Los cigarrillos contienen nicotina y una serie de sustancias químicas peligrosas. Los bebés que nacen de madres que fuman son más pequeños de lo que deberían ser. También corren más riesgo de nacer prematuramente, morir de SIDS, desarrollar asma y otras enfermedades respiratorias. Las madres lactantes que fuman no producen tanta leche materna como podrían y sus bebés pueden oler a humo de cigarrillo. Las terapias de reemplazo de nicotina no se recomiendan durante el embarazo, por lo que deberás investigar otras opciones. 

Drogas ilícitas o recreativas

Los bebés nacidos de madres que consumen drogas recreativas corren un mayor riesgo de sufrir una serie de complicaciones. El aborto espontáneo, el desprendimiento de placenta, la muerte fetal, la prematuridad, el bajo peso al nacer y la adicción son problemas comunes. La mayoría de los principales hospitales públicos de maternidad ejecutan programas especializados diseñados para apoyar a las madres con problemas de adicción o dependencia de las drogas. 

El personal dentro de estas unidades son profesionales altamente capacitados que operan desde un enfoque totalmente libre de prejuicios. Si tienes problemas para dejar de consumir drogas y necesitas apoyo, busca en línea un grupo de apoyo. Habla con tu partera o médico acerca de las opciones de retiro.

Enfermedades

Será imposible aislarte completamente del riesgo de enfermedad cuando estés embarazada. Los virus y las bacterias no son selectivos sobre a quién colonizan; su enfoque principal es velar por sus propios intereses y replicar en tantas personas inocentes como puedan. El hecho de que estés embarazada no significa que estés exenta. Lejos de eso, de hecho. El embarazo genera una respuesta inmunológica reducida, lo que significa que puedes ser incluso más vulnerable de lo que sueles ser.

Está atenta al lavado de manos. Evita inhalar cuando otras personas tosen y estornudan y, si tienes la mala suerte de estar cerca de alguien que está vomitando, contén la respiración, al menos temporalmente. Muchos virus se transportan por el aire y viajan en partículas que se inhalan fácilmente.

Dos infecciones virales que potencialmente pueden causar complicaciones durante el embarazo son la rubéola (sarampión alemán) y la varicela. El citomegalovirus, el parvovirus (B-19), la toxoplasmosis y algunas ETS como el virus del herpes y la sífilis también son peligrosas.

Termales, balnearios minerales, saunas

En los primeros meses del embarazo, el feto es muy sensible a la temperatura corporal central de la madre. Cualquier ambiente que provoque que esto suba y permanezca alto puede causar problemas con el desarrollo fetal. Un rango de temperatura normal para los humanos es de alrededor de 36,1 a 37,3 grados centígrados. Se recomienda a las madres en las primeras etapas del embarazo que reduzcan sus posibilidades de contraer una enfermedad que provoque fiebre. También se les aconseja que eviten permanecer en un ambiente que eleve su temperatura por encima de los 39 grados centígrados.

Gatos

No es necesario que hagas un viaje a la perrera con tu adorado gato todavía, sin importar lo que te digan otras personas. Sin embargo, deberás evitar los excrementos de tu gato, por lo que si usa una caja de arena, sería prudente que le pidas a tu pareja que la vacíe mientras estás embarazada. Una enfermedad parasitaria llamada Toxoplasmosis puede transmitirse en las heces de gatos infectados y se transmite fácilmente a las manos humanas y luego a la boca.

Si necesitas cavar en el jardín, usa guantes y lávate bien las manos después. Asimismo, es importante lavar muy bien las frutas y verduras antes de comerlas y evitar alimentos de los que no estés segura, como las guarniciones de platos de comida.

Relaciones amenazantes o violentas

Se cree que la incidencia de la violencia doméstica dentro de las relaciones está muy por debajo de lo que se informa. El embarazo es un momento en el que puede alcanzar su punto máximo, especialmente cuando el bebé no ha sido planeado, cuando los padres son jóvenes y no cuentan con apoyo o existen factores estresantes adicionales. El desempleo, la falta de vivienda, el abuso de drogas y alcohol pueden empeorar la violencia.

Si tú, tu bebé por nacer u otros niños, o incluso tus mascotas, están en riesgo, necesitas ayuda. Ponte en contacto con los servicios de apoyo en tu ciudad y habla con tu partera o médico. Las casas seguras generalmente están disponibles en ciudades y pueblos para mujeres y niños que están en riesgo. Piensa en desarrollar un plan de seguridad y establecer una red de seguridad de personas de confianza que puedan ayudarte si lo necesitas.

Usa el cinturón de seguridad de manera correcta

La forma más segura para que una madre embarazada viaje en un automóvil, autobús, avión o cualquier otro vehículo es sujetada por un cinturón de seguridad aprobado. Aunque pueda resultar incómodo, en caso de accidente, un cinturón de seguridad colocado correctamente podría salvar tu vida y la de tu bebé.