¿Listo para el primer viaje de tu bebé a la playa?

Sabemos que la idea de llevar a tu bebé a la playa por primera vez puede ser emocionante, además de intimidante.

La primera vez que un bebé está en la playa es una experiencia completamente nueva, y estar bien preparado lo convertirá en un momento inolvidable. En este artículo, encontrarás consejos y trucos que le ayudarán a prepararte para tu viaje, así como qué esperar de él.

La arena es buena, pero no demasiado

La arena puede ser una experiencia positiva para tu bebé. Introducirá nuevas texturas y estimulará el sentido del tacto de tu bebé, pero ten cuidado, la arena puede entrar en los ojos y la boca del bebé e incluso irritar su piel. Para evitar esto, asegúrate de tomar una toalla o manta grande y colócala en la arena. Deja que tu bebé permanezca en el centro con algunos juguetes o bocadillos, de esta manera, estará lejos del borde y menos expuesto a la arena.

Si lo dejas jugar en la arena, vigila para asegurarte de que no coma ni se frote arena en la cara. Si le entra arena en la boca, enjuágala cuidadosamente con agua y usa tus dedos para tratar de sacarla tanto como sea posible. Si la arena entra en los ojos de tu bebé, enjuaga con agua, pero nunca frote sus ojos, ya que esto puede causar más daño.

Supervisar

Las cosas pueden suceder en un abrir y cerrar de ojos, y tienes que mantenerlos bien abiertos en la playa. Esto no significa que tu bebé no pueda o no deba divertirse en el mar. ¡A tu bebé le encantará el agua! Deberías llevarlo a explorar y poner sus pequeños pies en el agua, solo ten cuidado. Nunca dejes a tu bebé desatendido cerca del agua, ni siquiera por un segundo, nunca.

Hidratar

Sea cual sea la comida que esté tomando tu bebé, asegúrate de tener mucha agua fresca y otros líquidos a mano. El agua extra también es útil para el inevitable bocado u ojo lleno de arena. Si estás amamantando, ofrece alimentos adicionales y asegúrate de beber suficientes líquidos tú misma.

¿Protector solar?

Incluso si está hidratada, la delicada piel de tu bebé todavía puede arder, por lo que es vital protegerla. Si tu bebé es menor de seis meses, mantenlo alejado del sol, a la sombra.

La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) y la Fundación para el Cáncer de Piel recomiendan no usar protector solar en bebés menores de 6 meses. Sin embargo, la Academia Americana de Pediatría dice que es seguro usar un poco de protector solar en los bebés para cubrir pequeñas áreas expuestas como las manos y la cara.

Si decides optar por ello, aplica primero una cantidad muy pequeña sobre un área pequeña de la piel para asegurarte de que tu hijo no tenga una reacción alérgica. También evita el protector solar que contenga PABA (ácido paraaminobenzoico). Ten en cuenta que, para un bebé pequeño, la mejor protección solar será mantenerlo fuera de él tanto como sea posible. Vístelo con ropa que cubra la mayor parte de su piel, pero que esté hecha de tela muy ligera para que no se caliente. Además, elige sus horarios de exposición sabiamente, manténgase alejado del sol entre las 11 a.m. y las 3 p.m., que es la parte más calurosa del día.

Trae tu cámara

Vas a querer tener fotos de este viaje. Prepárate. Si lo consideras necesario, lleva una cámara impermeable o una cámara de vídeo. Si tu teléfono móvil toma buenas fotos, eso servirá. Solo recuerda capturar estos momentos, querrás recordarlos más tarde.

Escucha las necesidades de tu bebé

¡Finalmente, no te frustres si las cosas no salen exactamente como lo planeaste! Tu bebé podría tardar unos días en acostumbrarse al sol, al mar y a la arena. Si notas que tu hijo está abrumado o incómodo, reduce el tiempo que habías planeado pasar en la playa e inténtelo de nuevo al día siguiente. Tal vez viste o conociste bebés que estaban fascinados cuando estaban por primera vez en la playa, y esperas la misma experiencia para ti. Recuerda que cada bebé es diferente, así que espera diferentes escenarios también. Lo más importante es que tu bebé disfrute del viaje y de tu compañía, incluso si no sale exactamente como estaba planeado!

¡Esperamos que tú y tu bebé disfruten su primer viaje a la playa!