Hacer ejercicio durante el embarazo: signos para reducir la velocidad o parar

Por lo general, hacer ejercicio durante el embarazo es seguro y tiene muchos beneficios. Pero es importante estar al tanto de los síntomas del sobreesfuerzo durante el embarazo y asegurarse de no exagerar. El sobrecalentamiento es un riesgo, y los síntomas como mareos, dolor de cabeza o dolor en el pecho al hacer ejercicio pueden indicar un problema de salud o una complicación del embarazo. Los ejercicios que debe evitar durante el embarazo incluyen deportes de alto contacto y cualquier cosa que la ponga en riesgo de sufrir una fuerte caída.

Hacer ejercicio durante el embarazo puede reducir las molestias, mejorar tu estado de ánimo, aumentar la resistencia, preparar tu cuerpo para el parto y mejorar tu salud y estado físico en general. Sin embargo, es importante escuchar atentamente a tu cuerpo cuando haces ejercicio durante el embarazo y no esforzarte demasiado.

Si te excedes en el ejercicio, tu cuerpo te lo hará saber. Los expertos en fitness llaman a esto sobreentrenamiento, y es aconsejable evitarlo, especialmente durante el embarazo. Si notas algún síntoma de sobreesfuerzo durante el embarazo, probablemente necesitarás ajustar tu entrenamiento.

Tu médico o un profesional del acondicionamiento físico que se especialice en ejercicio prenatal puede ayudar sugiriendo cambios en su rutina. Asegúrate de consultar con tu médico cuando comiences o continúes haciendo ejercicio durante el embarazo para asegurarte de que tu rutina sea segura para ti. Y mantente alejada de algunos ejercicios peligrosos durante el embarazo.

Señales de que puedes estar haciendo demasiado ejercicio durante el embarazo

  • No puedes mantener una conversación durante tu entrenamiento.

Si tu corazón late con fuerza y ​​no puedes mantener una conversación porque estás sin aliento, probablemente estás haciendo demasiado ejercicio. El objetivo es trabajar dentro de su nivel de capacidad y hacer ejercicio de forma moderada, no demasiado fácil; no demasiado duro, durante unos 30 minutos.

  • Te sientes agotada en lugar de llena de energía después de un entrenamiento.

Un entrenamiento saludable te hará sentir un poco cansada al principio, pero con energía y refrescada en general. Si te sientes completamente agotada o cada vez más fatigado mucho tiempo después de hacer ejercicio, probablemente te estés excediendo.

  • Sientes dolor durante o después de un entrenamiento.

El ejercicio no debería doler. Es posible que sienta un poco de dolor durante o después de un entrenamiento, pero el dolor no debería persistir. Si es así, probablemente hayas abusado de tus músculos o articulaciones.

  • Tus músculos se sienten tan débiles que están afectando tu equilibrio.

La debilidad muscular extrema no es típica después del ejercicio. Si has trabajado tus músculos hasta el punto de que es difícil mantener el equilibrio, te estás esforzando demasiado.

  • Tu frecuencia cardíaca matutina en reposo se eleva más de 10 latidos por minuto

Una frecuencia cardíaca en reposo por la mañana más alta de lo habitual podría significar que el corazón y los músculos están sobrecargados.

  • Te enfermas mucho y tienes tiempos de recuperación más largos.

Demasiado ejercicio sin un tiempo de recuperación adecuado puede afectar su sistema inmunológico, lo que dificulta que tu cuerpo combata los resfriados y las infecciones.

  • Te sientes irritable, deprimida o incapaz de concentrarte

Los cambios hormonales durante el embarazo pueden provocar cambios de humor en algunas mujeres, pero hacer demasiado ejercicio y no descansar lo suficiente también puede afectar su estado de ánimo. Esto también puede hacer que te sientas menos motivada para hacer ejercicio.

  • Tienes problemas para dormir o te despiertas todavía sintiéndose cansada

Si su cuerpo está sobreentrenado, no tiene suficiente tiempo para descansar y recuperarse entre entrenamientos. En realidad, esto puede hacer que sea más difícil conciliar el sueño y permanecer dormido durante la noche.

Cómo evitar el sobrecalentamiento durante el embarazo

Si estás sudando en exceso, te sientes débil o mareado, o tienes dolor de cabeza, náuseas, calambres o un corazón acelerado, tu cuerpo te está diciendo que está teniendo dificultades para regular su temperatura interna, lo que puede ser dañino. (Tu bebé puede sobrecalentarse, al igual que tú). Cuando se sobrecalienta, el flujo de sangre se desvía hacia su piel para ayudar a que su cuerpo se enfríe y lejos de sus órganos internos, incluido el útero, donde tu bebé lo necesita.

Es inusual sobrecalentarse solo por el ejercicio, pero es posible si hace calor o está húmedo afuera o en el gimnasio. Si haces ejercicio en el interior, es mejor hacerlo en una habitación bien ventilada y con aire acondicionado. Si haces ejercicio al aire libre en un clima cálido, no lo hagas a la mitad del día, es cuando las temperaturas son más altas y el sol es más fuerte.

Considera quedarse dentro si hace mucho calor afuera. Para evitar el estrés por calor y la deshidratación, bebe agua antes, durante y después de su entrenamiento.

Además, mantente alejada de las actividades de alta temperatura, como yoga y pilates en habitaciones con calefacción. Y no uses saunas, ni jacuzzis durante tu embarazo.

Señales de un posible problema de salud o complicación del embarazo

Algunos síntomas que aparecen durante el ejercicio pueden indicar un problema subyacente con tu salud o tu embarazo. Si notas alguno de los siguientes síntomas durante tu entrenamiento (o en cualquier otro momento durante tu embarazo), deja de hacer lo que estás haciendo. Dependiendo de tus síntomas, es posible que debas llamar médico de inmediato. 

Pendiente de:

Sangrado vaginal

Algunas mujeres experimentan manchas leves durante el embarazo, pero el sangrado vaginal durante el embarazo siempre es motivo de preocupación. Al principio de tu embarazo, podría indicar un aborto espontáneo. En el segundo y tercer trimestre, el sangrado vaginal se asocia con parto prematuro y complicaciones con la placenta, como placenta previa o desprendimiento de placenta. Todos requieren atención médica inmediata.

Llama a tu médico de inmediato si tienes sangrado vaginal. Si no puedes comunicarte, ve a la sala de emergencias.

Disminución del movimiento fetal

Si sientes que tu bebé no se mueve tanto como lo hace normalmente, deja de hacer ejercicio y tómate un minuto para prestar atención a lo que estás haciendo. Recuerda que a veces es difícil saber si tu bebé se mueve cuando tú te mueves. Además, asegúrate de comer y beber agua antes de hacer ejercicio, ya que esto puede afectar los movimientos de su bebé.

Llama a tu médico si tu bebé no se mueve tanto como de costumbre, o si notas una disminución repentina en los movimientos de su bebé.

Mareos o dolor de cabeza

Los mareos persistentes junto con la fatiga y los dolores de cabeza pueden ser signos de no comer lo suficiente, exceso de trabajo, deshidratación u otros problemas.

Llama a tu médico si todavía tienes dolor de cabeza o te sientes mareada después de haberte enfriado, descansado y bebido algo de agua y alimentos.

Desmayo

Los desmayos durante el embarazo no deben tomarse a la ligera. Podría indicar deshidratación o algo más serio. Es posible que no estés recibiendo suficiente oxígeno en tu cerebro, lo que significa que tu bebé tampoco puede estar recibiendo suficiente.

Llama a tu médico de inmediato si te desmayas. Si no puedes comunicarte, ve a la sala de emergencias.

Palpitaciones del corazón

Las palpitaciones del corazón pueden ser una parte normal del embarazo, pero también pueden ser un signo de sobreesfuerzo, deshidratación, anemia severa, enfermedad de la tiroides o un problema cardíaco. Para estar seguro, infórmale a tu médico si sientes algo inusual en los latidos de tu corazón.

Llama a tu médico si sientes:

  • Un aleteo rápido en el pecho
  • Un latido del corazón desagradablemente fuerte o irregular
  • la sensación de que su corazón se detiene y arranca repetidamente (como si su corazón estuviera "dando vueltas")
  • Una sensación de latidos en el cuello o el pecho
  • Dolor de pecho
  • El dolor de pecho podría indicar un problema en el corazón o los pulmones. Si estás embarazada y tienes dolor en el pecho mientras haces ejercicio, deja de hacer lo que estás haciendo de inmediato.

Llama a tu médico de inmediato si tienes dolor en el pecho. Si no puedes comunicarte, ve a la sala de emergencias.

Dolor o hinchazón en la pantorrilla

Tus pies y manos pueden hincharse un poco después del ejercicio, pero si tu pantorrilla está adolorida, hinchada, roja o caliente al tacto, podría ser un signo de trombosis venosa profunda (TVP). Esta condición potencialmente mortal es causada por un tipo de coágulo de sangre. La TVP generalmente afecta las venas profundas en la parte inferior de la pierna y el muslo, y ocurre en un lado del cuerpo.

Llama a tu médico de inmediato si tu pantorrilla está adolorida, hinchada, roja o caliente al tacto. Si no puedes comunicarte, o si también experimentas dolor en el pecho, dificultad para respirar, desmayo o cualquier otro síntoma inusual, ve a la sala de emergencias de inmediato.

Otras veces puedes reducir la velocidad, tomar un descanso y llamar a tu médico

Tómate un descanso de tu entrenamiento si experimentas un dolor inusual en el abdomen, mayor falta de aire o dificultad para respirar, o dolor en la espalda o las caderas. Si estas cosas no se resuelven con el descanso, llama a tu médico. Si tienes contracciones que continúan con el descanso y la hidratación, o si experimentas un chorro o fuga de líquido de la vagina, llama a tu médico de inmediato.

Ejercicios a evitar durante el embarazo

Hay muchos ejercicios seguros para el embarazo para elegir, como caminar, correr, nadar, yoga, entrenamiento con pesas y más. Pero durante el embarazo, por lo general es mejor evitar:

  • Actividades que pueden causar fuertes caídas. Estos incluyen equitación, esquí alpino, snowboard, surf, ciclismo todoterreno, gimnasia y esquí acuático.
  • Actividades con muchos cambios bruscos de dirección. Su centro de gravedad cambia durante el embarazo. Las actividades que requieren muchos cambios repentinos de dirección, como los deportes de raqueta, pueden hacer que pierdas el equilibrio y te caigas.
  • Deportes de alto contacto, como fútbol, ​​baloncesto, boxeo y hockey sobre hielo.
  • Actividades que involucran extremos en la presión del aire, como el buceo y el ejercicio en altitudes superiores a los 6,000 pies. (El ejercicio de leve a moderado debería estar bien para las mujeres que viven por encima de los 6000 pies y ya están aclimatadas).
  • Actividades realizadas mientras estás acostada boca arriba. Después del primer trimestre, evita las sentadillas y otros ejercicios que se realizan mientras estás acostada boca arriba porque esta posición puede disminuir el flujo de sangre al útero y a todo el cuerpo.