Ir a contenido
El gran peligro de las cosas pequeñas

El gran peligro de las cosas pequeñas

En tu hogar hay cientos de cosas que pueden llegar a ser peligrosas para tus hijos. La mayoría de los accidentes infantiles irracionales suceden en el interior de la vivienda.

Hoy nos vamos a centrar en el gran peligro de las cosas pequeñas. Los niños, principalmente desde recién nacidos hasta los 3 años, tienen el hábito de llevarse todo a la boca.

Los atoramientos son más comunes de lo que puedes pensar. Yo soy sobreviviente de dos asfixias cuando era niño, la primera vez fue con un cartílago de pollo y la segunda con un dulce. Como puedes ver a todos nos puede suceder.

La mayoría de incidentes son causados por alimentos en niños con una edad promedio de 4 años y medio.

Ranking de los alimentos con los que más se atoran los niños:

  1. Dulces o caramelos duros
  2. Otro tipo de dulces o caramelos
  3. Carnes
  4. Huesos
  5. Frutas y verduras
  6. Leche en polvo o leche materna
  7. Semillas, frutos secos o cáscaras
  8. Papas fritas y crispetas
  9. Galletas de sal o de dulce
  10. Salchichas, Perros calientes
  11. Productos de panadería
  12. Papas a la francesa

Algunas recomendaciones para prevenir asfixias o atoramientos con alimentos:

  • Acompañamiento permanente mientras los niños consumen alimentos.
  • Porcionar o partir en pedazos pequeños.
  • Pelar la cáscara de las frutas.
  • Retirar huesos, semillas y espinas.
  • No le des a tus hijos frutas enteras, sino en pedazos.
  • Enseñarles a comer despacio y a masticar varias veces.
  • Comer sentados.
  • Prohibido comer en el carro.
  • Considera el método BLW (baby led weaning)

Atoramientos con cosas que no son alimentos.

Tu casa está llena de cositas pequeñas que son peligrosas si tus hijos se las llevan a la boca, ya que se pueden atorar, o si las ingieren, algunas pueden por ejemplo, ser tóxicas.

Monedas, aretes, llaves, medicamentos, piedritas, adornos, juguetes, fichas de dominó, fichas de parqués, dados, anillos, borradores, clips, plastilina, piezas de fomi, pilas, la comida de la mascota, tapas de botellas, labiales, frasquitos de antibacterial, perfumeros, pastilleros, piezas de rompecabezas, maquillaje, uñas postizas, goteros, tornillos, tuercas, puntillas, chazos, chinches, imanes, botones, dedales, agujas, alfileres, hilos, corchos, pines, tapas de esferos, globos desinflados, cauchos, audífonos, manos libres, cargadores, adaptadores, algodón, bolsitas de té, etc.

Los niños también se pueden asfixiar por ingerir polvos como por ejemplo: talcos, canela, harina, arena, condimentos, entre otros. Retira todas esas cosas pequeñas y evita estos accidentes.

Para encontrar todo lo que buscas para un hogar seguro para tu bebé te recomendamos visitar nuestra sección de seguridad

Artículo anterior Clases de parto más comunes
Artículo siguiente Guía para tener una casa segura para bebés y niños