tips para padres

Cómo hacer que un bebé duerma en su cuna

Cómo hacer que un bebé duerma en su cuna

Cómo hacer que un bebé duerma en su cuna

¬ŅTienes dificultades para hacer que tu beb√© duerma en la cuna? Aprende estrategias de sue√Īo que te pueden ayudar. ¬†

Una de las luchas m√°s comunes para los nuevos padres no es hacer que sus beb√©s duerman, sino hacer que sus beb√©s duerman por su cuenta, en sus propias cunas. Si tienes un peque√Īo que parece ser capaz de dormir en casi cualquier lugar, excepto donde se supone que debe hacerlo, no est√°s solo.

Hay varias razones por las que un beb√© no duerme en una cuna. La buena noticia es que cuando se trata de averiguar c√≥mo hacer que su beb√© duerma en una cuna, tambi√©n hay una serie de cosas que puedes hacer para ayudar a asegurarte de que tanto t√ļ,¬† como tu peque√Īo finalmente puedan dormir en donde ambos necesitan.

Tal vez tengas un recién nacido que solo duerme cuando se le sostiene, o un bebé mayor que prefiere dormir en su cochecito o asiento de coche. Es posible que estés luchando con un bebé que no duerme la siesta en la cuna, o que acaba de empezar a rechazar la cuna.

No importa en qué edad o etapa te encuentres, sigue leyendo para aprender a hacer que tu bebé duerma en la cuna.

Razones por las que un bebé no duerme en una cuna

Cuando se trata de luchar con un bebé que no duerme en su cuna, hay dos escenarios a los que se enfrentan los padres. El primero es un bebé que nunca ha dormido con éxito en una cuna, y el otro es un bebé que de repente ha dejado de dormir con éxito en la cuna.

Cada uno de estos escenarios tiene sus propias causas √ļnicas que es importante entender cuando se trata de aprender a hacer que un beb√© duerma en su cuna.

Si un bebé nunca ha dormido correctamente en una cuna:

Si tu bebé recién nacido no está durmiendo en su cuna o capazo, algunas de las razones más comunes incluyen:

  • Reflejo de sobresalto: los beb√©s nacen con esta respuesta natural que se desencadena cuando sucede algo repentino o inesperado, y ocurre con mayor frecuencia mientras duermen.
  • Molestias: si tu peque√Īo tiene gas, est√° cansado o no est√° eructado adecuadamente, es posible que no pueda dormir profundamente en su cuna. Adem√°s, envolver puede ayudar a calmar y aumentar la sensaci√≥n de seguridad y protecci√≥n de tu beb√© cuando duerme solo.
  • Un h√°bito aprendido: si tu beb√© tiene un lugar en particular en el que a menudo duerme, ya sea que solo est√© durmiendo cuando se le sostiene, o tal vez cuando est√° en un portador, a menudo es un comportamiento y una asociaci√≥n aprendidos. Es posible que tu beb√© se haya acostumbrado a quedarse dormido mientras lo sacuden, o lo sostienen, y ahora asocia estas se√Īales con el sue√Īo.

Si un bebé ha dejado de dormir de repente con éxito en una cuna

Si tu peque√Īo estuvo durmiendo recientemente en su cuna sin problemas, y aparentemente de la noche a la ma√Īana ha comenzado a protestar y a resistirse, hay una serie de razones por las que tu beb√© ya no dormir√° en la cuna. Algunos de los cambios temporales que pueden interrumpir el sue√Īo de tu peque√Īo incluyen:


  • Est√° creciendo: puedes esperar que tu beb√© experimente un estir√≥n en diferentes momentos durante su desarrollo. Por lo general, notar√° un aumento del apetito y un cambio en su comportamiento alrededor de 3 semanas, 6 semanas y 3 meses.
  • La dentici√≥n: es posible que te sorprenda saber que tu peque√Īo puede empezar a experimentar s√≠ntomas de dentici√≥n alrededor de los 3 o 4 meses de edad. El dolor y la incomodidad de las enc√≠as aparecen meses antes de que veas emerger su primer diente alrededor de los 6 meses de edad.
  • Est√° enfermo: cualquiera de las enfermedades comunes de la primera infancia, como resfriados, infecciones de o√≠do, erupciones, puede hacer que tu beb√© necesite m√°s comodidad y atenci√≥n. Cuando tu beb√© no se sienta bien, es probable que se resista a que lo duerman en su cuna.
  • Est√° alcanzando nuevos hitos: tu beb√© est√° aprendiendo y creciendo cada d√≠a. Con cada nuevo mes, est√° aprendiendo y practicando nuevas habilidades. Una vez que tu peque√Īo empiece a darse la vuelta, a sentarse, balbucear o a tirar para ponerse de pie, es posible que descubras que est√° m√°s interesado en probar sus nuevas habilidades que en dormir.
  • Est√° en una regresi√≥n del sue√Īo: las regresiones del sue√Īo son una ocurrencia com√ļn durante el desarrollo de un beb√©. Cada regresi√≥n del sue√Īo se atribuye a diferentes etapas de desarrollo. Puede esperar estas breves interrupciones en el sue√Īo de su beb√© a las edades de 4 meses, 6 meses, entre 8 y 10 meses y 12 meses.

Cómo hacer que un bebé duerma en la cuna

Una vez que hayas descartado o atendido cualquier molestia, dolor, enfermedad o hambre, hay algunas estrategias que te ayudarán a hacer que tu bebé duerma en la cuna.

Recuerda que se necesita tiempo y paciencia, y que cada bebé es diferente.


Lo primero y m√°s importante de lo que hay que estar seguro es que tu beb√© y su cuna est√©n configurados para un sue√Īo seguro. Adem√°s de una cuna correctamente montada, tu beb√© necesita dormir en un colch√≥n firme sin mantas, almohadas ni art√≠culos sueltos. Tu beb√© siempre debe dormir boca arriba.


Durante al menos los primeros 6 meses y hasta el primer a√Īo, la Academia Americana de Pediatr√≠a recomienda que tu beb√© duerma en una cuna en la misma habitaci√≥n que t√ļ.

Una vez que haya asegurado un arreglo de sue√Īo seguro para tu beb√©, prueba estas estrategias para cuando tu beb√© no duerma en la cuna:


  • Acu√©state antes de que se duerma: hacer que tu beb√© se duerma en tus brazos es una sensaci√≥n m√°gica. Sin embargo, las horas extras pueden hacer que tu beb√© no quiera dormir en ning√ļn otro lugar. Mientras sostienes o meces a tu beb√©, intenta acostarlo boca arriba en la cuna cuando empiece a adormilarse para que pueda empezar a quedarse dormido en la cuna.
  • Dale algo de tiempo: los beb√©s no duermen muy bien. Son durmientes inquietos. Cuando acuestes a tu beb√© a dormir en la cuna y se moleste o llore, o se despierta y empieza a llorar un poco, intenta esperar solo unos minutos antes de ir a ellos. Es posible que descubras que es capaz de volver a dormir por su cuenta.
  • S√© consistente: introducir una rutina regular a la hora de acostarse y tratar de que tu beb√© duerma en su cuna no ocurre de la noche a la ma√Īana. Es importante que mantengas la calma y la paciencia durante el proceso y, sobre todo, seas coherente. Aunque saltarse su rutina una noche puede no parecer un gran problema, puede hacer retroceder instant√°neamente semanas de progreso.
  • Juega m√°s: si tu beb√© est√° pasando tiempo en la cuna trabajando en sus nuevos hitos en lugar de dormir, intenta hacer que el tiempo suficiente a lo largo del d√≠a se centre en actividades apropiadas para su edad que le permitan practicar y utilizar sus nuevas habilidades para que pueda descansar m√°s por la noche.
  • Deja tu aroma: tu beb√© reconoce tu aroma y lo asocia con comodidad, familiaridad y seguridad. Intenta oler durmiendo con su s√°bana de cuna, saco de dormir o manta de pa√Īales durante una noche antes de usarlos con tu beb√©. Tener tu aroma cerca de ellos puede ayudar a que dormir en su cuna sea mucho m√°s f√°cil.
  • Consigue una m√°quina de ruido: mientras tu beb√© estaba en el √ļtero, escuch√≥ un flujo constante de sonidos. Una m√°quina de sonido produce sonidos como ruido blanco, sonidos de lluvia u olas, que imitan lo que oyeron en el √ļtero. Las m√°quinas de ruido tambi√©n ayudan a los beb√©s a pasar por sus diferentes ciclos de sue√Īo.
  • Envoltura: una envoltura segura y correcta es f√°cilmente una de las mejores maneras de ayudar al beb√© reci√©n nacido a dormir mejor. El embolar requiere algo de pr√°ctica, pero si tu beb√© no duerme en una cuna o capazo, valdr√° la pena el tiempo y el esfuerzo.
  • Establece la temperatura: los expertos dicen que la temperatura ideal para dormir est√° entre 68 y 72 grados Fahrenheit. Aseg√ļrate de que tu beb√© no est√© demasiado caliente o demasiado fresco puede tener un gran impacto en su sue√Īo.

Puede ser frustrante cuando tu bebé no duerme en su cuna. No te desanimes. Recuerda que todas las dificultades para dormir se pueden abordar y resolver con tiempo, paciencia y un poco de ayuda de los expertos.