Ir a contenido
Ayuda a tu hijo a aprender los colores con estas 4 actividades

Ayuda a tu hijo a aprender los colores con estas 4 actividades

¿Sabías que cuando los niños aprenden colores, también trabajan en una variedad de habilidades? ¡Así es! Al enseñarles sobre los colores, apoyarás su desarrollo.

Cuando los niños aprenden colores, hacen mucho más que distinguir entre un tono y otro. Durante estos momentos, también desarrollan otras habilidades en las que tal vez ni siquiera pienses. No es de extrañar que los bebés se sintieran atraídos por objetos coloridos.

Tienden a mirar fijamente, interactuar y balbucear mucho cuando están frente a objetos de colores brillantes. Gracias a eso, trabajan en su coordinación motora, adquisición del lenguaje e incluso su noción espacial. Observar los colores tiene todos estos beneficios y esta interacción es muy positiva para su desarrollo.

¿Quieres saber por qué es importante que los niños aprendan colores? En este artículo, te diremos todo lo que necesitas saber sobre este tema. ¡Vamos!

¿Por qué es importante aprender colores para el desarrollo infantil?

Como dijimos, mientras los niños aprenden colores, desarrollan otras habilidades. Los seres humanos dependen en gran medida de la información que recibimos a través de la vista. El reconocimiento visual es tan complejo que requiere que ocurran una serie de procesos cognitivos, como la atención, la memoria, el lenguaje y el razonamiento conceptual.

Una vez que tu hijo aprenda a diferenciar entre colores básicos y diferentes formas, esto sentará las bases para una amplia gama de habilidades, como la memoria, el lenguaje, el pensamiento abstracto, la integración de información, etc.

Hábitos saludables

¿Sabías que es posible usar colores para desarrollar buenos hábitos alimenticios? Eso se debe a que el color de los alimentos saludables termina atrayendo la atención de los niños. Las frutas, verduras y verduras tienen una gran variedad de tonos que se pueden usar en favor de una dieta equilibrada.

Sabemos que a la mayoría de los padres les resulta difícil hacer que sus hijos coman bien. Es por eso que confiar en los colores es una gran idea. Por ejemplo, si le enseñas a tu hijo que una manzana es roja, eso podría llamar su atención e invitarlo a probar la fruta.

Cómo ayudar a tu hijo a aprender los colores

Como dijimos, es natural que tu hijo preste atención a los objetos coloridos. Por lo tanto, aprovecha este interés para enseñarles a distinguir diferentes colores. Una idea interesante es organizar una semana temática de color.

Durante la semana, puedes presentar un color. Trata de asegurarte de que aparezca en los objetos que tu hijo ve a su alrededor, en la ropa que ambos usan, en los alimentos que come, etc. De esta manera, se centrarán en un color específico, aprendiendo sobre él. La semana siguiente, elige otro color, etc.

Recuerda que los niños pequeños aprenden rápidamente y que las habilidades que desarrollan sientan las bases para desarrollar otras aún más complejas en el futuro. A menudo, los juegos más simples, como aprender colores, hacen lo máximo por el desarrollo de tu bebé.

Garabatos de colores

Esta actividad para niños de 14 meses o más es ideal para promover la autonomía, la coordinación motora y la creatividad. Para hacerlo, necesitarás unos lápices de colores, una banda elástica y hojas de papel. Ata tres o cuatro lápices de colores con la banda elástica y dale el papel a tu hijo para garabatear.

Para que sea aún más divertido y estimulante, puedes acompañar la actividad con música. Después, guarda la "obra de arte" como recordatorio de esta hermosa etapa en la vida de tu pequeño.

Colores salados

Esta actividad para niños de 23 meses o más ayudará a tu pequeño a explorar su creatividad, además de estimular sus habilidades motoras finas y, por supuesto, aprender sobre los colores. Necesitarás papel, pegamento, sal y pintura.

Pídele a tu pequeño que te ayude a cubrir un dibujo con pegamento y luego sal. Luego deja que el dibujo se seque para comenzar el juego. Dile a tu hijo que vuelva a trazar la figura, pero esta vez usando su dedo y pintura.

En este punto, puedes ayudar a tu hijo mostrándole cómo hacer los trazos y enseñándole los nombres de los colores. Usa su creatividad mezclando colores para pintar la figura. Cuando terminen de pintar, echa un vistazo más de cerca a los granos de sal cubiertos de pintura. Sigue jugando hasta que tu pequeño se canse.

Lápices de colores

Esta actividad es muy simple, pero también muy estimulante para la creatividad y las habilidades motoras finas. Los materiales que necesitará son hojas de papel y lápices de colores. Sobre una mesa cómoda, coloca varios lápices de colores y deja que tu hijo garabatee libremente en las sábanas.

También puedes ayudarlos a dibujar líneas, formas y figuras mientras dices el nombre de cada color. Deja que tu pequeño explore los materiales y su creatividad durante el tiempo que quiera.

Colores primarios

Tu hijo puede aprender los colores primarios con esta actividad. Dales tarjetas y pinturas rojas, azules y amarillas, papel blanco y pinceles. Comienza mostrándoles las tarjetas diciendo el color de cada una y pídeles que las identifiquen.

Luego, pídeles que pinten el papel con un pincel o su dedo usando colores específicos. Combina dos colores y nombra el nuevo que se acaba de hacer. Por ejemplo, la combinación de azul y amarillo da como resultado verde. Además de enseñar colores, este juego ayuda a tu hijo a desarrollar su lenguaje y habilidades motoras finas.

A medida que tu pequeño aprende sobre los colores, puedes pedirle que los identifique en la ropa que lleva puesta, en lo que come o en los libros que leen juntos.

Descubre una gran variedad de juguetes didácticos de arte y manualidades y juguetes de estimulación temprana en nuestra tienda virtual.

Artículo anterior 7 actividades de juego para niños
Artículo siguiente 6 ideas para emocionar a los niños con la vuelta a clases